Se rompió el bloque del FPV y Macri se ilusiona con el quórum.

LPOBossio armó un bloque de 18, 15 que abandonaron el FpV. Cambiemos se quedaría con la primera minoría.

Tras semanas de tensión finalmente se confirmó la ruptura del bloque de diputados del Frente para la Victoria, un quiebre que le permite a Mauricio Macri acercarse a la posibilidad de tener quórum sin depender del kirchnerismo.

La ruptura fue firmada hoy por un grupo de 15 diputados del FpV, encabezados por el ex titular de Anses Diego Bossio y por el sindicalista de Smata Oscar Romero, quienes a las 10 encabezaron una reunión en la sede del sindicato de taxistas.

A las 13, en el tercer piso de Diputados, Héctor Recalde comenzó la reunión de bloque convocada para evitar la ruptura, o aminorarla lo más posible.

Ahí mismo se enteraron que además de Bossio y Romero, habían partido los salteños Evita Isa, Pablo Kosiner y Javier David; el correntino Carlos Rubin; los jujeños Guillermo Snopek y Héctor Tentor; el mendocino Rubén Miranda; el chaqueño Gustavo Martínez Campos; el catamarqueño Néstor Tomassi; y la riojano Teresa Madera.

Bossio se adjudicaba además a la rionegrina María Emilia Soria y al correntino Oscar Macías, quien seguía sin definición. Se llamará bloque justicialista lo integrarán además el ex massista Alberto Roberti y los pampeanos Gustavo Ziliotto y Gustavo Fernández Mendía.

La figura 18 sería el riojano Luis Beder Herrera, quien no fue a ninguna de las reuniones, pero tampoco le brindó respaldo a Recalde, como hicieron otros ausentes.

Como adelantó LPO, Juan Manuel Urtubey  y Bossio trabajaron en la ruptura en el verano, con el auspicio de Sergio Massa y Emilio Monzó, interesado en machacar el bloque duro del FpV y facilitar el quórum.

El bosquejo original tenía un piso de 22 miembros y una expectativa de llegar a 40, pero el decreto de Macri que le triplicó la coparticipación federal a Capital Federal apaciguó a muchos gobernadores.

Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Hugo Passalacqua (Misiones) avisaron que prefieren esperar unos meses para divorciarse del kirchnerismo.

Pero no se la harán fácil a Recalde: en la reunión los diputados del interior le recriminaron la falta de participación en las decisiones de la bancada, que en estos dos meses tomó decisiones sin consultarlos.

La postura más dialoguista la tuvo José Luis Gioja, diputado por San Juan y jefe político del gobernador Sergio Uñac. Se presentó como mediador ante Recalde y los camporistas, con la apuesta de ser presidente del PJ en acuerdo de todos los sectores.

El resto de los diputados del interior fueron menos benévolos: muchos reprocharon no haber sido tomados en cuenta en estos dos meses y quedar subsumidos a la agenda de La Cámpora.

Otra pelea fue por el personal. Hábil, Emilio Monzó suspendió un tanda de despidos pero le pidió a Recalde que ubicara esa gente en su bloque y no le pida más nada. Como la mayoría era de La Cámpora y el nucleo duro kirchnerista, los diputados recién llegados se quedaron con las manos vacías.

El nuevo bloque no tendrá ese problema. A cada emisario que se acercó al Sindicato de Taxis Bossio le prometió contratos para su gente y llegada directa al Gobierno nacional.

El protagonismo del ex jefe de Anses enfureció a los camporistas, que lo definieron como el culpable de la ruptura y lanzaron una campaña en Twitter para que devolviera la banca. El camporista Juan Cabandié fue el primero en hacer declaraciones: “En caso de desvincularse deberán dar explicaciones”, advirtió.

#bossiotraidor es ahora una tendencia en Argentina https://t.co/nI529PGX9W

— Trendsmap Argentina (@TrendsArgentina) febrero 3, 2016

La pelea por el quórum

Con las doce fugas, el bloque del FPV-PJ perdería la primera minoría a manos del interbloque de Cambiemos, aunque en el kirchnerismo todavía negaban esta situación debido a que faltan tres diputados por jurar y porque intentarán pelear el lugar de primera minoría argumentando que por reglamento les corresponde al tratarse de un solo bloque.

Hasta hoy, el interbloque de Cambiemos (PRO, UCR y Coalición Cívica) sumaba cerca de 90 integrantes, número al que llegaría con el respaldo de otros legisladores como Carla Carrizo, que responde a Martín Lousteau.

La primera minoría es clave para la conformación de las comisiones bicamerales y para ocupar asientos importantes como en el Consejo de la Magistratura.

En el PRO se conformaban con haber quedado más cerca del quórum, que como explicó LPO, había quedado lejos tras la pelea con los gobernadores por la coparticipación.

A los casi 90 propios, ayer Macri le sumó los 3 diputados liderados por Darío Guistozzi y los 4 de San Luis. Con los 28 del Frente Renovador y una ayuda del nuevo bloque justicialista, Cambiemos tendría quórum sin tocar la puerta de La Cámpora.

Fuente: http://www.lapoliticaonline.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s