Denuncian que ocultaron un incidente radioactivo en la usina de Río Turbio.

Dos operarios quedaron expuestos a altos niveles de radiación en agosto pasado. La empresa y el Gobierno no informaron del hecho.

La usina termoeléctrica de Río Turbio, en Santa Cruz.

La usina termoeléctrica de Río Turbio, en Santa Cruz. | http://www.opisantacruz.com.ar

Un incidente radioactivo en la usina termoeléctrica de Río Turbio, en Santa Cruz,  ocurrido el 27 de agosto del año pasado y expuso a dos operarios a distintos niveles de radiación., según informó la agencia de noticias OPI de esa provincia. El hecho fue ocultado por la empresa y el gobierno.

Dos trabajadores fueron expuestos a altos niveles de radicación por un equipo defectuoso de  Gammagrafía industrial. La empresa operadora de la máquina es AkurEnds, de Cristian Andres Acuña, contratada por Isolux Corsán, compañía española que tiene a su cargo la construcción del complejo termoeléctrico.

Las personas más afectadas fueron un radiólogo de apellido Navarro y su ayudante, Gómez, según consignó el portal santacruceño. Ambos quedaron expuestos a radiación de Iridio-192 (Ir) . El primero absorbió 310 milisievert (mSv) en 130 segundos, cuando lo aceptado como umbral de seguridad de acuerdo al protocolo de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), es un máximo de 100 mSv anuales.

Navarro, de 50 años, fue el que recibió la mayor dosis de radiación. Se trata de un radiólogo certificado para esta especialidad, que cuenta con más de 20 de experiencia en el sector. Su exposición de poco más de dos minutos equivale un periodo de entre 13 y 15 años de exposición, dentro de los umbrales de seguridad.

Cuando la empresa Isolux Corsán fue alertada del accidente activó el protocolo de seguridad. No obstante, según las fuentes consultadas por OPI Santa Cruz, la firma ocultó información y no informó al resto del personal de la planta de lo sucedido, lo que podría haber expuesto a muchos empleados a la radiación.

Los testimonios responsabilizan del ocultamiento de información al gerente Juan Carlos De Goycochea, a sus directivos en España y a las autoridades de la ARN, quienes supuestamente tenían conocimiento del incidente, junto al Ministerio de Planificación, en ese entonces a cargo de Julio de Vido.

OPI Santa Cruz precisó que la ARN realizó una inspección en la Teromusina y a la empresa AkurEnds. Los expertos certificaron una importante cantidad de irregularidades con la maquinaria, además de verificar que los empleados no estaban al corriente del incidente radioactivo que había tenido lugar en agosto. Asimismo, se afirmó que el material permaneció por mes y medio en el lugar sin la protección adecuada. AkurEnds acusó a Isolux de no permitirle retirar en ese periodo el equipo de Gammagrafía de la obra.

Fuente: http://www.perfil.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s