El escándalo de la auditoría dejó al bloque kirchnerista al borde de la ruptura.

Los referentes de las provincias no quieren estar con La Cámpora y no le tienen ningún respeto a Di Tullio.

El camporista Julián Alvarez jura como auditor haciendo la V.

La bochornosa sesión en Diputados terminó de fracturar el bloque del Frente para la Victoria, donde sólo los más optimistas imaginan seguir unidos en diciembre si Mauricio Macri es el próximo presidente.

Los bandos quedaron marcados: de un lado, están los de La Cámpora y los cristinistas puros; y en la vereda de enfrente los más cercanos a los gobernadores, hartos de las imposiciones del hijo de la presidenta y dispuestos a retomar el PJ en estilo clásico.

“Hoy se llegó a un límite. Está claro que fue la última vez que imponen algo y que gane quien gane nada será igual”, confesó a LPO uno del último grupo.

No fue el único enojado: cuando la sesión se desmadró hasta los más ultras se fustigaban por el inoportuno escándalo, a pocos días de un ballotage. Hasta Carlos “Cuto” Moreno y Carlos Kunkel se mostraban incómodos.

No así lo diputados de La Cámpora, a quienes sólo les importaba que sus pares Julián Álvarez y Juan Forlón sean nombrados auditores.

La más interesada fue Cristina. Ayer convocó a Di Tullio a Olivos y le ordenó imponer a sus protegidos como auditores a cualquier costo.

Los camporistas Larroque y Cabandié en la sesión de este miércoles.

Los diputados de las provincias reaccionaron en la reunión de bloque. “No podemos nombrar auditores antes de la elección. Estamos anticipando que perdemos”, planteó el sanjuanino Enrique Tomas, cercano al gobernador José Luis Gioja, diputado desde diciembre. Lo acompañó la jujeña Mariela Ortiz, pero Juliana di Tullio se negó a escuchar y aclaró que todo valía para proteger a La Cámpora.

Tomas consultó a su gobernador pero la respuesta fue la esperada: mejor es no romper el bloque antes de las elecciones. Y todos bajaron a votar, pero después del 10 de diciembre nada será igual, sobre todo porque además de Gioja habrá otros gobernadores como Maurice Closs, que se sumarán al bloque.

Entre pasillos ya se habla de un bloque de “La Cámpora ampliado”, con la casi treintena de diputados que tendrá y otros que puedan sumarse, como la propia Di Tullio y el mendocino Guillermo Carmona.

Y el resto como PJ, atento a las realidades territoriales. Con los números de las generales, entre todos sumarán poco más de 100 diputados, lejos de la mayoría de 129 que no tendrá ningún bloque.

Los camporistas vienen mostrándose con ganas de ser opositores a Macri. Kicillof, diputado desde diciembre, pareció admitirlo cuando defendió la ley para impedir la venta de acciones de la Anses en empresas. “No las van a poder vender”, le enrostró a la senadora radical Laura Montero, antes de las generales de octubre.

Carmona es un buen ejemplo del umbral que divide al bloque. Los referentes de los gobernadores todavía le recriminan haberle pedido a Cristina que echara al fallecido Juan Carlos Mazzón, por no darle a la Cámpora la mayoría de las listas de Mendoza.

La UCR aprovechó esa interna y ganó, pero a los camporistas les alcanzó con ubicar a Anabel Fernández Sagasti como senadora. De eso se trata.

Kunkel mira a la jefa de bloque, Juliana di Tullio.

La jefa de bloque no es querida por nadie, porque a su irreverencia le suma una incapacidad inédita en resolver la agenda parlamentaria, evidenciada en la pésima organización de la escandalosa sesión de hoy que nombró a los auditores camporistas.

Tuvo mucho que ver con el bochorno porque como pocas veces, debió hacerse cargo de todo el plan de sesión. Todavía furioso por la interna perdida en la provincia, Domínguez no se ocupó de reunir aliados hasta que vio que si no lo hacía se caía todo.

Teresa García hizo el trabajo de siempre para juntar el quórum pero no contaba con que en la reunión de bloque Di Tullio los sorprendería con un nuevo temario. Varios desaparecieron.

García es hace meses la única que puede coordinar una reunión de labor parlamentaria, porque Di Tullio no tarda en pelearse con los jefes de bloque de otras fuerzas.

Los resultados electorales alejaron todavía más a La Cámpora del resto. “Todas sus apuestas fracasaron. Se querían recluir en la provincia y la perdieron por primera vez en 28 años. Sólo ganaron un par de intendencias y Santa Cruz, con todo el Estado a su favor ¿Para ganar la provincia que necesitaban otro país?”, se indignaba otro diputado. Se lo harán sentir en diciembre. Cuando tal vez los dejen solos.

Fuente: http://www.lapoliticaonline.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s