Las organizaciones kirchneristas estuvieron a punto de romper el acto de Cristina.

Advirtieron que si Cristina regresaba con una reivindicación a Aníbal iban a romper. Tensión con la Cámpora.

El líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico.

Las organizaciones sociales del kirchnerismo estuvieron a punto de romper el acto de ayer en la Casa Rosada, si antes no les garantizaban que Cristina Kirchner respaldaría a Daniel Scioli y liberaría recursos para una agresiva campaña hasta el ballotage.

Los puso en alerta roja la primicia de LPO sobre la convocatoria de La Cámpora a los comuneros para que movilicen a los patios de la Casa Rosada, para un acto que inicialmente se pensó como una reivindicación de Aníbal Fernández, etiquetado por el sciolismo como “El padre de la derrota”.

Desde la Secretaría General de la Presidencia, que encabeza Eduardo “Wado” De Pedro, habían llamado desde el martes con más insistencia de la habitual. Querían copar los cuatro patios y parte de la Plaza de Mayo.

Pero los encargados de ceremonial se encontraron con una sorpresa: Un grupo de organizaciones lideradas por el Movimiento Evita exigió certezas sobre el contenido del acto que marcaría el regreso de Cristina Kirchner a la escena pública, luego de la derrota del domingo.

Wado de Pedro empezó a convocar a las organizaciones al acto en los Patios de las Palmeras y se encontró con una novedad por parte del Movimiento Evita: Exigían saber si Cristina iba a respaldar a Scioli o se seguiría jugando a perder.

Estaban enfurecidos con La Cámpora por no ir el domingo al Luna Park y, como relató LPO, refugiarse en el Hotel Intercontinental a la espera de un triunfo de Aníbal Fernández que nunca llegó.

Ya habían tenido un gesto similar al no asistir al acto de cierre y organizar uno en el mismo Luna Park para el día anterior, con la excusa de culminar la campaña de Axel Kicillof.

El punto de mayor tensión fue miércoles cuando, mientras los empleados de Wado insistían en confirmar presencias, los líderes de las organizaciones supieron por LPO que Cristina estaba más interesada en solidarizarse con Aníbal Fernández que en apoyar a Scioli.

“No vamos a ir a un acto a matar al candidato peronista. Que los verdugos sean ellos”, fue el mensaje de “las orgas”. Además del Evita, liderada por Emilio Pérsico, se plegaron a ese contraataque Miles, de Luis D’Elía, los descamisados y el MUP, entre otras, que hasta hace un tiempo confluían en Unidos y Organizados.

No sólo amenazaron con no asistir a la Casa Rosada sino que, como desafío, convocaron a un “Cabildo Abierto” para este viernes a la tarde en el Congreso para dar señales de un apoyo a Scioli sin importar lo que dijera Cristina.

“Wado de Pedro empezó a convocar a las organizaciones al acto en los Patios de las Palmeras y se encontró con una novedad por parte del Movimiento Evita: Exigían saber si Cristina iba a respaldar a Scioli o se seguiría jugando a perder.”

Maximo, Aníbal, Wado, Sabbatella y Cabandié miran a los militantes en “Los Patios”, convocados para este jueves.

La versión que más los alteró fue una supuesta reunión de Kicillof con militancia porteña en la que se habría lavado las manos por la derrota.

No sería la primera vez que le ministro de Economía avizora alegremente un futuro como opositor: Cuando presentó el proyecto para impedir la venta de acciones del Estado en empresas, les enrostró a los radicales que estaban molestos “porque no las podrían vender”. Su presagio ni contemplaba un triunfo de Scioli. Y la misma noche de la elección, cuando Scioli pasaba su peor momento, el festejaba por las redes haber sido electo diputado.

Marcha atrás

Alterado, el miércoles Wado no tuvo más remedio que movilizar a su tropa para calmar las aguas y mandó a los camporistas locales a actos con intendentes o militantes de otros espacios, a poner paños fríos y garantizar que no habría una reivindicación de Aníbal.

“Ni bien se enteraron que armamos el cabildo abierto un acto aparecían y te convocaban para hacer recorridas”, se sorprendían en las otras organizaciones.

Fue tanta la desesperación porque no se desmadre todo que se dieron situaciones impensadas como que el “Pata” Medina, el revulsivo líder de UOCRA de La Plata, compartiera un acto con los camporistas locales, acusados de no ayudar a la campaña del derrotado Pablo Bruera.

La calma recién llegó cuando empezaron a conocerse actos y movilizaciones para este fin de semana en diferentes rincones del país, financiados por la Casa Rosada.

Hasta los referentes debieron dar gestos explícitos: Julián Álvarez, derrotado en la elección de Lanús, reunió a sus empleados de la Secretaría de Justicia para existir militar por Scioli porque sino “se quedan todos en la calle”, un destino de cualquier manera posible, luego del 22 de noviembre.

Fuente: http://www.lapoliticaonline.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s